miércoles, 31 de diciembre de 2008

¿Es buena o mala la Internet?

Un cristiano habitante de la ciudad despierta muy temprano, toma el baño y antes de tomar el desayuno recuerda que tiene que hacer sus oraciones. No busca como antes una página de la Biblia señalada con un cintillo de seda donde está escrito el Evangelio correspondiente al día. Enciende su computadora y la Palabra está allí, en Internet, predicándole desde la pantalla y haciéndole reflexionar. Allí mismo se le ofrece que si lo prefiere puede suscribirse gratuitamente para que cada lectura cotidiana le llegue a su correo electrónico automáticamente, el cual inclusive puede leerlo, como ya es “natural” o “lógico”, en su teléfono móvil, al paso.

En otra urbe un hombre de éxito profesional y económico, varias veces divorciado por incompatibilidad de caracteres o porque no ha logrado solucionar su soledad satisfaciendo plenamente su necesidad de afecto y placer al mismo tiempo, abre un buscador en el ciberespacio y escribe las letras “XXX”. Como es “natural” y “lógico”, se le abren mil portales ofreciéndole lo que pide en todas sus modalidades y variedades.

A la misma hora, al otro lado del mundo, en una capital del Oriente Medio un creyente musulmán realiza el mismo procedimiento que el cristiano para leer un mensaje del Corán y recordar sus deberes espirituales para el resto del día.

Un exitoso financista pondría las palabras “bolsa de valores”, o abriría un sitio web específico donde pueda tomarle el pulso al mundo de los negocios, inversiones, ganancias y especulaciones bursátiles en tan solo unos instantes.

La misma herramienta mágica de nuestros días sirve eficientemente al jefe de un cartel de drogas o a un traficante de armas.

PELIGROS DE LA RED. ¿Es inofensivo Internet? (Foto: Mikael Albrecht/Flickr).


¿Es buena o mala la Internet?

Es muy bueno y excelente como herramienta humana. Es el más portentoso avance logrado hasta el momento por el hombre en su increíble aventura tecnológica.

¿Hasta donde avanzará y crecerá esta colosal obra humana que pretende romper todos los espacios y cubrir todos los vacíos? ¿Hasta la conquista de la Eternidad? Me permito formular una modesta reflexión en los últimos minutos de este octavo año del Siglo XXI.

Por estigma de imperfección, toda grandeza humana entraña y engendra la semilla de su propia destrucción. La milenaria batalla entre el bien y el mal ha entrado ahora en una etapa superior. El primero de estos enemigos está encarnado  por el amor y el respeto al ser humano y la naturaleza que lo alimenta y cobija. El segundo por las guerras fraticidas, la destrucción del planeta, el egoísmo, la pobreza extrema y la riqueza desmesurada. Ambos tienen en sus manos esa maravillosa y a la vez terrible herramienta.

Utilicémosla para dar vida, amor y paz y no para destruir estos valores.

lunes, 22 de diciembre de 2008

La Navidad del niño perdido

Agonizaba el 12 de diciembre sobre las casas y habitantes del pueblo de Huancaruna. El sol no había brillado desde que amaneció pese que ya estábamos en pleno verano. Densos nubarrones se agitaban amenazantes en las alturas y un viento frío y furioso barría las calles empedradas de mi pueblo andino, sacudía las precarias puertas de maguey de las viviendas más humildes y hacía rechinar los herrumbrosos goznes de los portales de las casas donde vivían las familias adineradas. Algunos habitantes ancianos y piadosos se santiguaban temerosos.

Faltaban minutos para las 6 de la tarde. Las ramas de los árboles se agitaban angustiadas, fantasmales, al impulso furioso de aquel vendaval. Los perros aullaban, los niños traviesos abandonaron apurados la plaza y los lugares de sus cotidianas correrías. Nadie se explicaba por qué las tinieblas siniestras de la noche se acercaban precedidas por un gélido ventarrón huracanado que sobrecogía los corazones como si sintieran muy cercano el mismo aliento perverso del demonio.

Una espesa nube de polvo saturaba el ambiente. Aquella turbidez pérfida del aire no permitía distinguir bien lo que nos rodeaba más allá de unos pasos de distancia. De pronto, Huancaruna se había convertido en un pueblo fantasma. Cada quien buscó refugio en el rincón más abrigado de su hogar.

La casa de José María Tantaleán, el carpintero, no era ajena a aquella hora de pesadilla colectiva. Laborioso, como siempre, el artesano le restó importancia al temporal, rezó un padrenuestro y un avemaría y continuó puliendo con primor un escritorio de nogal que le había encargado don Matías Talavera, el maestro que dirigía el colegio secundario. Doña Juana Idrogo, su mujer, acompañada de Octavila, la muchacha huérfana que criaron desde el día de su matrimonio, estaba muy ocupada preparando deliciosas humitas con queso, cuya receta solo ella conocía como herencia de su abuela.

Nadie notó la ausencia del Jeshu(*), el hijo único de aquella pareja laboriosa. Éste era un hermoso niño próximo a cumplir los cinco años de edad. Don José María y doña Juana no podían concebir la felicidad ni la alegría de vivir sin ese hijo del alma y de su sangre, que era para ellos como el rocío de la mañana o las flores del naranjo alto y frondoso del huerto de la vieja casa de artesanos.

El Jeshu era en realidad un niño común y corriente, a no ser por la perfección física de su cuerpo y su precoz inteligencia. De piel moruna, tenía el cabello endrino y ensortijado, bello marco de una frente amplia, serena, pensativa. Sus pupilas negras y profundas irradiaban una inefable luminosidad de ternura. Su sonrisa era un canto de paz, alegría y dulzura.

A veces se lo veía jugando a la ronda, a las escondidas o a los pastores con los demás niños de su barrio de La Ermita. Pero había oportunidades en que se alejaba de sus amiguitos cuando los juegos se tornaban violentos. Entonces se aislaba en silenciosa soledad, impropia de su temprana edad.

Cierta vez Octavila lo encontró sentado en el banquito que le había confeccionado su padre, debajo del naranjo en el centro del huerto, derramando gruesos lagrimones en absoluto silencioso.

-¡Niño Jeshu! ¿Por qué lloras?
-Porque hay niños malos.

Aquella tarde tenebrosa del 12 de diciembre El Jeshu no le tuvo miedo al viento maligno ni al cielo amenazante. Serenamente se sentó en la puerta de su casa, sobre el banquito de gualango que le hizo don José María. Parecía que esperaba a alguien.

Al fondo de la calle principal, por la entrada al pueblo, entre la espesa polvareda empezaron a tomar forma figuras fantasmales. ¿Era un hombre o una bestia aquello que avanzaba? Ambos seres.

Un arriero embozado en su poncho, con amplio sombrero de palma calado hasta las cejas se abría paso con dificultad. De su cintura pendía un largo machete con vaina de cuero, calzaba altas y gastadas botas. Halaba una mula cargada de alforjas, herramientas, una olla y una sartén de aluminio, además de otros utensilios para acampar en el camino, los que hacían un extraño sonido, cual cencerros, a cada paso de la bestia.

La aparición del desconocido y la mula empeoró el ambiente de mal presagio que se había apoderado de Huacaruna. Al llegar a la casa del carpintero, el viajero sin rostro alargó una mano y el Jeshu la tomó sin asomo temor, se puso de pie y lo siguió.

Algunos vecinos que atisbaban desde sus puertas y ventanas fueron testigos de la partida del niño, mas fueron dominados por el miedo y la cobardía y permanecieron inmóviles. A lo largo de la extensa calle otros habitantes vieron al Jeshu caminado de la mano del desconocido pero tampoco intervinieron.

Niño, forastero y mula se hundieron en el impenetrable pozo negro y sin fondo de la noche. Habían partido sin destino conocido. Aunque con menor fuerza, el viento continuaba azotando al pueblo modulando lúgubres sonidos sobre los tejados y las copas de los árboles.

A la hora del yantar El Jeshu no respondió al llamado de sus padres. Lo buscaron por todos los rincones de la casa. Un dolor mortal, como guadaña cruel, se clavó en sus corazones. José María, Juana y Octavila aterrados salieron a las calles. Preguntaron de casa en casa. Muchos vieron partir al niño de la mano del arriero, pero nadie daba razón hacia dónde.

La noticia del rapto del niño recorrió el pueblo con velocidad de vértigo. Conforme se pasaban la voz, los habitantes de Huancaruna iban deformando y tergiversando los acontecimientos hasta alimentar las más fantasiosas versiones. Que lo llevó una mujer rubia montada en un brioso caballo negro y acompañada de una recua de mulas y numerosos arrieros. Que no, en realidad fueron unos bandoleros que se dedican al abigeato en las comarcas andinas que rodean Huancaruna. Falso, fue el Aristóbulo, aquel ladrón y violador que escapó de ser linchado y ahora asalta en los caminos convertido en un ser salvaje y cruel, esta ha sido su venganza.

Organizaron grupos de búsqueda aquella misma noche. Recorrieron inútilmente los arroyos cercanos, los canales de regadío, alfalfares, cañaverales y otras tierras de cultivo, pequeños bosques, las faldas de las colinas cercanas y hasta grutas y cavernas.

A la mañana siguiente, un sol esplendoroso alumbró desde temprano todo el valle andino y la ciudad de Huancaruna, pero nadie se fijaba en las bondades de la naturaleza. La desaparición de El Jeshu tenía a todos muy preocupados. José María y Juana buscaron a las autoridades para pedir apoyo en la búsqueda de su adorado hijo.

El padre Baltazar hizo tocar a rebato las campanas de la iglesia y una multitud se congregó rápidamente en el atrio y la plaza de armas. El sacerdote increpó a los habitantes de haberse olvidado de Dios y los mandamientos cristianos desde hacía ya muchos años.

Huacaruna era un valle privilegiado ubicado en una extensa planicie andina rodeada de ramales secundarios de la cordillera oriental de los Andes y regada por el caudaloso río Pumagón que se precipitaba desde las ignotas punas hacia el Marañón para confundirse en el gigantesco río mar del Amazonas.

En la parte baja del valle abundaban la caña de azúcar, arroz, café, frutas tropicales, yuca y el ganado proporcionaba suficiente leche y carne. En los pisos andinos superiores los campos se colmaban de las mejores especies de papa, maíz, legumbres. Sus bosques eran generosos en las mejores maderas y allí habitaba una fauna silvestre muy variada. Arriba en las punas los extensos pajonales eran el habitat propicio para el ganado ovino y además se cultivaba quinua, olluco y mashua.

La ciudad de Huacaruna estaba habitada originalmente por agricultores, ganaderos y artesanos, pero con la llegada de la carretera proveniente de la costa fueron aumentando los comerciantes de toda especialidad y los abogados. Estos últimos encontraron una verdadera “mina” en el incremento de litigios judiciales por tierras, robos y homicidios.

El cura del pueblo, el padre Baltazar tenía razón. El progreso había traído a Huancaruna una ola incontenible de egoísmo y ambición. Se habían incubado odios irreconciliables entre las familias más poderosas. Los troncos fundadores del pueblo fueron gente muy laboriosa y solidaria. La honradez y el amor al prójimo eran sus normas de vida. Cristo reinaba en sus corazones. Pero ahora proliferaban la mezquindad, la estafa, la lujuria. Hasta la drogadicción ya empezaba a cobrar víctimas entre los jóvenes.

Aquel feraz paraíso de Huacaruna se había convertido en una tierra sin Dios y sin moral, a excepción de unas pocas familias como la del carpintero José María Tantaleán, famoso por los maravillosos muebles tallados que salían de sus manos. Amaba tanto su trabajo que cuando no tenía algún contrato que cumplir se solazaba confeccionando guitarras, violines y charangos para los artistas que visitaban su taller de vez en cuando.

Entonces la gente se preguntaba ¿por qué tan terrible desgracia tenía que ensañarse con una familia tan noble y ejemplar, tan cristiana y piadosa que no faltaba ningún domingo a la misa y que siempre tenía un plato de comida, una posada, para el desvalido que tocara su puerta?

Aquellos días que sucedieron al 12 de diciembre fueron terribles, insufribles para José María y su familia. Los habitantes de Huancaruna terminaron por encorajinarse contra el raptor –real o los imaginarios raptores- del pequeño Jeshu. Muchos se movilizaron impulsados por un profundo sentimiento de solidaridad con la familia en desgracia, otros por compasión, pero otros por simple cólera. Así no faltaron quienes organizaron una verdadera cacería humana. Llevaban armas de grueso calibre y larga distancia con balas especiales para matar fieras.

Las autoridades y los notables del pueblo organizaron la búsqueda dividiendo al valle por sectores, teniendo en cuenta los accidentes geográficos y los caminos de herradura que aún comunicaban con las comarcas aisladas a donde no llegaba la carretera. Por supuesto que el control de vehículos motorizados estaba a la orden del día. El propósito era no dejar un metro cuadrado del valle sin reconocer.

Cada día que pasaba era un fracaso. Los grupos de búsqueda se movilizaban río arriba a pie, a caballo, incluyendo perros de presa, pero nada. Parecía que al niño se lo había tragado la tierra o un ave gigantesca se lo había llevado por los aires.

Hasta que llegó el amanecer del 24 de diciembre. La gente estaba extenuada físicamente, ya faltaban los víveres, pero más que el cansancio a todos dominaba la desesperanza. La ausencia de aquel niño inocente y dulce estaba llenando de una pena profunda y sincera a los corazones de los más insensibles. José María y su esposa no conocían hambre ni cansancio, ellos marchaban a la cabeza de los grupos más avanzados. El padre no llevaba armas, sólo una pequeña cruz de noble cedro talada por sus propias manos y su mujer tenía enredadas en sus manos las cuentas del rosario que le regaló su abuela el día de su matrimonio. Podían perderlo todo, pero jamás la fe.

Para tramontar la parte más alta el río que baja de otras latitudes andinas abriendo una colosal garganta entre la cordillera solo faltaba escalar un inmenso farallón que se abría bifurcado en dos desfiladeros, como dos pliegues de una gigantesca pollera.

Era una ciclópea montaña partida en dos y cubierta de espesos bosques y matorrales. Hasta la parte más indómita del cañón llegaba un escabroso camino que desviaba los pasos a la derecha hacia una verde y suave repisa natural bañada por una bellísima caída de agua tributaria del bravo Pumagón.

Por las dos bandas del río avanzaban hacia arriba los piquetes de búsqueda como si se hubiesen dado cita en aquellas alturas deshabitadas. Alguien del grupo más avanzado afirmó haber distinguido señales de humo en la pequeña planicie de la derecha y hacia allí se encaminaron.

A medida que avanzaban iba cobrando forma una rústica choza improvisada con ramas de árboles junto al arroyuelo que se precipitaba en forma de cascada. Era la hora del crepúsculo, las sombras ya empezaban a envolverlo todo. La sorpresa no pudo ser más grande cuando los primeros que llegaron vieron al niño tranquilamente sentado sobre una piedra a modo de banco y junto a él un fogón aún humeante con vestigios de comida.

-¡Jeshu! –gritó abriendo los brazos un hombre aún joven y por toda respuesta el niño se puso de pie, sonrió feliz y también abrió los brazos en señal de bienvenida.
-¿Quién te ha traído hasta aquí?
-Don Miguel, un señor bueno con su barba blanca.
-¿Qué te hizo? ¿A dónde te llevaba?
-Nada, me hablaba de la Navidad y de mi ángel de la guarda. Me dijo no temas, aquí espera, ya vienen tus padres y todo el pueblo, van a estar muy contentos.

Viendo al niño sano y salvo con expresión de intensa felicidad, a nadie se le ocurrió perseguir al extraño arriero. Su recuerdo ha quedado en la memoria de los habitantes de Huancaruna grabado como aquellos acontecimientos inexplicables, rodeados de impenetrable misterio.

Pasaron todavía horas para dar aviso a los padres del infante que estaban en otro grupo, pero al fin llegaron junto con muchos más. Faltaban minutos para las 12 de la noche, una perfecta luna llena resplandecía en el más puro y sereno añil del cielo. Todos los astros del universo titilaban en las siderales lejanías y un plateado copo de blanquísima nube viajaba impulsado por la tenue y fresca brisa de esa noche inolvidable.

En aquel instante mágico una estrella incandescente trazó traviesos arabescos para precipitarse sobre la cima de la montaña que dominaba aquel abrigo de la madre tierra. Un resplandor sutil, inmarcesible, iluminaba la frente del niño perdido.
Al llegar la medianoche la gente había encendido fogatas y cantaba antiguos villancicos que habían quedado ocultos en el recuerdo de su infancia.

Danzaban infatigables tomados de la mano. Viejos y rencorosos enemigos se habían apartado buscando la penumbra de los ramajes para perdonarse y platicar inacabablemente como queriendo recuperar el tiempo perdido y consumido por el odio destructor. Sentían el palpitar de sus propios corazones con un sentimiento nuevo de bondad. Habían recuperado al pequeño perdido de Huancaruna, y el niño Jesús había renacido en sus vidas para siempre.

Algunos habían llevado guarapo en pequeños odres de cuero y aguardiente de caña en botellas de viajero forradas con piel de res y brindaban sintiendo que una pasión noble y extraña invadía la piel, la sangre y el espíritu.

En las montañas vecinas los lugareños también encendieron fogatas como saludando el feliz acontecimiento. Abajo, en el fondo del valle no se sabe si en Huancaruna o en otra parte estallaron lejanos cohetes y multicolores fuegos artificiales. Una pareja de pastores llegó hasta la pequeña y alta explanada y dieron de beber a Jeshu leche de cabra y miel de abejas silvestres en recipientes de calabaza. El niño retozaba infatigable entre la gente pletórica de júbilo y fue hasta la pequeña cascada para beber el agua fresca de la montaña en el cuenco de sus manos.

Niño Manuelito

La noticia del rescate del niño perdido corrió tan veloz como las aguas del río valle abajo hasta llegar a la ciudad. Los ancianos y las madres que habían preparado sabrosísimos buñuelos hechos con tortillas de trigo bañadas en miel de caña, abandonaron sus casas camino de la Iglesia donde el padre Baltazar celebraba la Misa del Gallo. Los niños inundaron la plaza de Huacaruna entonando villancicos. Se respiraba paz y amor y se escuchaban en las gargantas infantiles los viejos versos renovados:

Niño lindo, niño bueno
ya naciste en el pesebre
Niño lindo, niño bueno
todo el mundo lo celebre...



(*) Jeshu, diminutivo de Jesús en los pueblos andinos del Perú.

Foto encontrada en el blog Generación3000

jueves, 18 de diciembre de 2008

Acaba el año de la rata, pero viene el año del búfalo

Felizmente, para moros, cristianos y budistas, también para los ateos timoratos que se hacen llamar agnósticos, ya se acaba este Año de la Rata. Pero no cantemos victoria, según el milenario horóscopo chino el 2009 será el Año del Búfalo.

Los astrólogos orientales, quienes no se guían por el sol sino por la luna, afirman que los doce animales que corresponden como signos al horóscopo chino fueron ideados por Buda.

La hábil y astuta rata engañó al búfalo y se convirtió en el primer signo del horóscopo chino.

La tradición indica efectivamente que el 2009 será el Año del Búfalo y se afirma que entre la docena de animales, el búfalo ocupa el segundo lugar, ya que fue engañado por la hábil rata, quien se valió de la bondad e inocencia del astado para ocupar el primer puesto del horóscopo.

No es mi intención comparar la simbología astral china con nuestra criolla fauna política de búfalos y ratas, pero nos preocupan ciertos símiles. Ojalá pues que los búfalos que nos depara el 2009 sean mansos, laboriosos y productivos – creo que ya es demasiado pedir- y no desencadenen otra pavorosa estampida de precios y corruptelas como a los finales del segundo quinquenio de los 80.

Cuando me refiero a las ratas criollas, sé que me dirán: ya pues, no nos satures más con los escandaletes de cada día, deja tranquilos siquiera por las fiestas a Rómulo, Quimper y compañía que ya tenemos suficiente con los gritos lanzados desde Palacio de Gobierno: “¡Al ladrón!, ¡al ladrón!”.

Competencia de búfalos. ¿Ganará el 2009 el bovino labrador o la brava bestia de la corrupción?

Piensan que cuando hablo del 2008 y su signo rata solamente me estoy refiriendo a ese señor platudo y calvo, criollazo, exministro y mujeriego, que ha cambiado el viejo refrán por uno que se le parece pero que no es el mismo: “prefiero tener cola de rata y no cabeza de ratón, sino de león pelón”.

Pero al final de cuentas cuatro o cinco lotecitos petrolíferos tampoco son gran cosa para calificar de rata a todo el año 2008. Además, como diría cierto mandatario: “Oiga, no crea que con este año desaparecerán todas las ratas en el Perú, lanzar tamaño augurio sería purita demagogia”.

Hay muchas más razones para imaginar al 2008 como una rata horrísona y destructiva. ¿O es que no ha sido en este año que se presentó la espantosa crisis del sistema financiero en el mismo corazón de los Estados Unidos, desde donde se rigen los destinos del planeta?

Ese macro colapso, ha sido una rata voraz e inoportuna que ha quitado la sonrisa eufórica a nuestro presidente quien afirmaba que el Perú era un ejemplo de desarrollo financiero en el mundo y que los peruanos estábamos en condiciones de dar recetas de progreso y bonanza inclusive a los países más ricos.

Ahora se nos advierte con el ceño adusto que todo está bajo control, que seguiremos creciendo, pero que habrán muchos despidos, drásticos recortes presupuestales llamados “modulaciones” por nuestro ministro de Economía, de quien se dice además que es un mago. Es decir, la pobreza extrema, el desempleo, la mala educación y los pésimos servicios de salud nos seguirán royendo el alma y los bolsillos.

Pero a quién se le ocurre preocuparse por las tribulaciones de la inmensa mayoría de peruanos, si los índices de inflación y crecimiento siguen en azul mereciendo el elogio y la confianza de la gran banca internacional.

¿Y los efectos de la onda expansiva de la crisis? No hay por qué preocuparse, para eso están los paquetes de medidas y facilidades que protegerán a nuestros sacrificados inversionistas nativos y garantizarán los meganegocios de los consorcios multinacionales.

¿Y esa rata mayor llamada corrupción? En este punto sí hay que lamentar que esa raza en el Perú no tiene una sola madriguera sino muchísimas y además aumenta y prolifera a un ritmo de pesadilla, o sino, pregúntenle al “Chino rata” y sus secuaces, los que están procesados y los que se camuflan soterradamente como topos. De allí que compartamos el pesimismo de muchísimos peruanos frente al tan pregonado exterminio de esta prolífica raza de roedores.

Si se predicara con el ejemplo habría razones para alimentar alguna esperanza a corto plazo, pero ¿qué podemos pensar frente a un gobierno que subasta las riquezas y los bienes de la patria, que entrega el oro y el moro a las potencias a cambio de migajas denominadas TLC?

Si no se produce un cambio de timón, lo más seguro es que el 2009 los roedores de mil pelajes seguirán devorando al Perú como un inmenso y suculento queso.

¿Y los búfalos? Quién sabe señor, pero el espacio-tiempo-histórico nos advierte que muchas manadas se dejarán encantar otra vez por la rata y por la plata.



Foto: BBC

sábado, 6 de diciembre de 2008

La desvergüenza de Rómulo

A los peruanos débiles de memoria y a los ciudadanos aún muy jóvenes les recordamos que el calificativo de sinvergüenza, o si lo prefieren sin vergüenza, le es muy familiar a Rómulo León Alegría, por lo menos desde la época no tan lejana en la que fue ministro de Pesquería del primer gobierno aprista.

Revisando nuestros archivos de fines de la década de los 80 encontramos documentos periodísticos que lo señalan como un político sin escrúpulos que siempre se llevó la parte del león, a manos llenas y en plato hondo, aprovechando el ejercicio del poder.


Una de sus escandalosas actuaciones data de la segunda semana de enero de 1989, cuando el agente de los “petroaudios” firmó en su condición de ministro de Estado unos contratos de pesca con la ex Unión Soviética, totalmente leoninos, lesivos a la dignidad nacional y violatorios a la Constitución peruana.

El viernes último León, el alegre facilitador de negociados petroleros, se rasgó las vestiduras en la prisión de San Jorge y se refugió en vergonzoso silencio aduciendo que el presidente de la comisión parlamentaria que lo investiga había ofendido su honor y su honra calificándolo públicamente “sinvergüenza”.

En los atroces días finales de la hiperinflación aprista la revista Sí, que por entonces dirigía César Hildebrandt, lo calificó así con un gran titular en su portada y publicó el contenido de los infamantes contratos anticonstitucionales.

Por supuesto que esta no fue la única fechoría, ni la más grave, que pesa en los antecedentes del ex ministro aprista.

Más adelante prometemos seguir refrescando la memoria tan piadosa que tenemos muchos peruanos, la que nos hace olvidar fácilmente tanta sinvergonzonada.

Por sí acaso este último término figura en el diccionario de la Real Academia como sinónimo de sinvergonzonería, es decir: desfachatez, falta de vergüenza.




domingo, 22 de junio de 2008

Huasahuasi: Los toros, los andenes….

En la lengua oficial de los incas -runa simi o palabra del hombre- el vocablo 'wasi' significa casa, hogar.

Pero hay evidencias de que en nuestra etapa precolombina, la población del Tahuantinsuyo compartía y practicaba el idioma oficial quechua o runa-simi, impuesto por el Imperio, con sus propios dialectos locales heredados de otras latitudes y culturas.

No hay nada nuevo bajo el sol. Así nacieron los romances, es decir, los idiomas derivados del latín, lengua oficial de Roma: italiano, español, portugués, francés…

Hoy, en el tercer milenio, acaso la desbordante población latina en Estados Unidos esté larvando y labrando un nuevo idioma dominante: el espanglish.

A 48 kilómetros de la ciudad de Tarma, en Junín, bajo las faldas de colosales farallones andinos, existe un paraje formidable ubicado a 2,754 m.s.n.m que se llama Huasahuasi.

Plaza de Toros Andrés Amarillo de Huasahuasi
PLAZA DE HUASAHUASI. Rescatada para el arte taurino. (Foto: Enrique Cano).

Tremenda aventura

Cuando estuve allá en junio de 1995 pregunté: ¿Por qué Huasahuasi? Viejos lugareños, reconocieron la raíz quechua y me dijeron que “Huasahuasi” significaría “Casa mayor”, “Casa segura”, “Casa donde no falta nada”, “Un gran almacén para una gran casa”…
Cuando el viajero avanza hacia el oriente de la ensoñada ciudad de Tarma y está a punto de precipitarse por un abismo formidable, al desfiladero de Carpapata, que nos conduce al paraíso de la Selva Central, hay un estrecho camino que nos invita a torcer el timón abruptamente hacia la izquierda.
¡Qué adrenalina ni que ocho cuartos! Es un camino de vértigo. Un serpentín abierto en roca viva, como la débil faja de un titán.

POLO TURÍSTICO. Muy cerca de Tarma, a 45 minutos, se encuentra un paraíso escondido, Huasahuasi.

¡Huasahuasi! Tierra marcada por una historia milenaria. Su herencia ancestral está imborrable en sus interminables andenes, sus ubérrimos papales. Tanto así que se le considera la Capital Mundial de la Papa.
Aquel mes de junio llegué hasta allí accediendo a una porfiada invitación de ese valiente torero y reportero, mi compadre don Rafael Morán La Rosa.
Apenas había concluido la pesadilla de la guerra subversiva y los huasahuasinos celebraban con esperanza y entusiasmo la tradicional fiesta del patrón San Juan Bautista.
Llegamos horas antes de la primera tarde de toros.
Ese día conocí la pequeña y pintoresca plaza de toros Andrés Amarillo, que lleva el nombre de un recordado ex-alcalde del lugar que donó sus terrenos para la construcción del coso.
No vale la pena recordar la feria de aquel año, porque no estuvieron a la altura ni toros ni toreros, pero sí una vivencia que ha marcado mi experiencia de reportero, de testigo de la historia.
Horas antes de la corrida fui a ver el encierro. No eran toros, sino novillos corraleados. Luego ingresé a la plaza construida íntegramente en concreto. En esa época no había burladeros.
Un grupo de niños hostilizaban a otro más pequeño de unos 9 años de edad. Se burlaban de él hasta hacerlo llorar.
Alejé a los agresores, y le pregunté:
¿Cómo te llamas?
-Silverio, señor
-¿Qué pasa?
-Se burlan de mí porque no tengo entrada para la corrida.
-Pídele una entrada a tu papá, o a tu mamá
-Están muertos señor.
-¿Cómo murieron?
-Los terrucos los mataron
Recién entonces observé su rostro. Le faltaba un ojo. Luego nos informaron que el niño sobrevivió de milagro a una matanza y que lo criaba una tía que lo trataba muy mal. Por supuesto que Silverio vio la corrida con nosotros. Es más, nos acompañó a la pachamanca que nos ofrecieron como invitados de honor.


Huasahuasi, 13 años después

No he vuelto a tener noticia alguna de mi amigo Silverio. Lo recuerdo con inmensa ternura, hoy que nuestros nuevos ídolos: los matadores peruanos Juan Carlos Cubas y Fernando Roca Rey están reafirmando la ancestral vocación taurina del gran pueblo de Huasahuasi al protagonizar allí un interesante mano a mano.

CUBAS Y ROCA REY: Matadores peruanos de última generación llenan las plazas del país (Fotos: Burladerodos / Andina).

No solo los toreros han causado la expectativa. El Centro Taurino San Juan Bautista de Huasahuasi, organizador de la gran corrida en honor a su santo patrón, ha adquirido toros de la ganadería La Viña (Lambayeque) de Jesús Montenegro. Para este año también se han anunciado charlas taurinas y una exposición fotográfica a cargo del reconocido fotógrafo taurino tarmeño Oswaldo Córdova Caro.

Mención aparte merece la Plaza Andrés Amarillo, que ya no es tan pequeña como en 1995 y que esta tarde estará colmada por más de 3,500 espectadores, los mismos que hace dos años rechazaron y paralizaron la construcción de un coliseo techado y con piso de cemento en el que estuvo a punto de convertirse.

El corazón taurino peruano acelera sus latidos por estos días y hoy tendrá una de sus pulsaciones más intensas en Huasahuasi, cuyos andenes milenarios, semejan tendidos de una plaza colosal a cielo abierto.



miércoles, 18 de junio de 2008

Niños, Fútbol y Peruanidad

En la tarde del último martes me encontré atrapado en una suerte de fatal Triángulo de las Bermudas. Salía de la oficina y apresuraba el paso para llegar a tiempo a ver –por televisión obviamente- el encuentro eliminatorio entre Perú y Uruguay.


En los televisores de los restaurantes ya sonaba el himno uruguayo. ¿A dónde voy? me pregunté. ¿A casa? ¿A la Buhardilla? ¿O voy a El Firme, el cercano restaurante de mi viejo amigo Alberto Carrera? El tiempo apremiaba así que tomé la opción más inmediata.

No vale la pena referir en esta dolorosa crónica toda la esperanza que nos embargaba en los primeros minutos del partido. Tampoco creo necesario reseñar, en detalle, las expresiones de inconmovible fe que todos alimentábamos esperando que nuestros jugadores pudieran tramontar ese madrugador 1-0 que llegó a los 6 minutos del primer tiempo.

A partir de ese momento, lo que acontecía en la cancha del Centenario de Montevideo se reflejaba en cada una de las mesas de El Firme. Lo recalco, el inicial entusiasmo se transformó en fe, en confianza en nuestras propias fuerzas y virtudes.

Alguien gritó: “¡Ese juez es chileno!" ...Casi de inmediato sobrevino el cuestionado penal. La cólera, el desánimo, la impotencia, se extendieron en la cancha uruguaya y en nuestros corazones como una mancha negra, imborrable, insoportable.

Paolo Guerrero sucumbió a la impotencia y a la rabia. Perdió todo control y su expulsión fue una pedrada en ojo tuerto, un inútil haraquiri. Unos dicen que fue una forma de salvar su responsabilidad y otros opinan que se trató de una reacción ante los despropósitos de la mafia que conduce la Federación Peruana de Fútbol (FPF).

Juan Vargas estaba disminuido físicamente, tuvo que ser cambiado. A esa altura todo el equipo tenía el alma en el suelo. Unos hubieran querido estar muy lejos de la cancha y otros, los más honestos, deben haber deseado que se los trague la tierra.

Y vino el tercer gol, el cuarto, el quinto...Frank, un niño de 12 años edad, hijo del dueño del restaurante, sobresaliente estudiante en su colegio, hincha de la U e integrante de las divisiones de menores del Cristal, no soportó más.

Se puso de pie, las lágrimas pugnaban por desbordar su tierna y diáfana mirada. Antes de salir a la calle, inconsolable, protestó con inefable acento:

-Por sí acaso… ¡Desde ahora no soy peruano!

“Señor” Manuel Burga, señorones cómplices de la FPP y del Instituto Peruano del Deporte, ¿se dan ustedes cuenta del daño inmenso que están haciendo a nuestros niños y adolescentes?. Ustedes están contribuyendo criminalmente, al igual que poderosos grupos financieros y políticos, a cultivar en nuestros futuros ciudadanos una cultura derrotista, acomplejada y frustrada.

Manuel Burga
PAPELUCHERO. Se llena los bolsillos a la sombra de la FIFA. (Foto: Blog: Perú-global).

Ya han lucrado y han comido en plato hondo en puestos literalmente vitalicios que no se condicen con un país supuestamente democrático.

Ahora ya no basta que guarden silencio y se escondan en su cínica caparazón, ha llegado el momento definitivo. ¡Váyanse!

El gobierno, nuestras autoridades deportivas deben comprender que el chantaje de la desafiliación de la FIFA -otra mafia internacional- no cambiará, ni para bien ni para mal, nuestro desastroso nivel futbolístico. Cuando se haya eliminado toda esta basura, nos reinsertaremos a nivel internacional, siempre y cuando nuestros gobernantes sepan reformar en profundidad nuestra sociedad incluyendo, por supuesto, nuestras organizaciones deportivas.



lunes, 21 de abril de 2008

Hoy se cumplen 4 años del Asesinato del periodista Alberto Rivera

- Piden que se anule el juicio que absolvió a autores intelectuales del asesinato

ANP. Alberto Rivera Fernández, quien conducía el programa Transparencia, en radio Frecuencia Oriental, de Pucallpa, fue asesinado el 21 de abril de 2004, en represalia a sus permanentes críticas contra distintas autoridades regionales.

Tanto Luis Valdez Villacorta (actual alcalde de la provincia de Coronel Portillo) como su ex asesor Solio Ramírez Garay (ex juez de la Corte Superior de Ucayali) fueron acusados de ser los autores intelectuales de la muerte del comunicador, sin embargo fueron absueltos el 14 de noviembre del 2007 por la Primera Sala Penal de la Corte Superior de Ucayali.

Periodista asesinado Alberto Rivera
TRANSPARENCIA. Alberto Rivera denunciaba irregularidades del alcalde de Coronel Portillo, Luis Valdez. (Foto: ANP).

En respuesta el Fiscal Supremo, Pablo Sánchez Velarde, ha pedido a la Corte Suprema declarar nulo el juicio por el asesinato del periodista Alberto Rivera Fernández, pues en su opinión, la Sala Penal de Ucayali no tomo en cuenta todas las pruebas, valorando mal los testimonios y afectando de esta forma el principio de unidad de la prueba.

En la fecha, la Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP), a través de su Oficina de los Derechos Humanos del Periodista, ha recordado que tras cuatro años del luctuoso suceso sólo han sido condenados los autores materiales del hecho, por lo que hizo un llamado de atención a las autoridades judiciales a fin de atender, por justicia, el pedido de declaratoria de nulidad del proceso que absolvió a los presuntos autores intelectuales del crimen.


CRONOLOGÍA DE UN CRIMEN

• El 21 de abril del 2004, a las 1:00 pm aproximadamente, dos sujetos desconocidos asesinaron al periodista radial Alberto Rivera, tras impactarle un disparo en la parte del tórax.

• Tras las primeras investigaciones policiales se comprendieron como presuntos autores materiales del crimen a Ángel Mendoza Casanova, alias “Gatillo” y Edwin Pérez Pinedo, alias “Tapayuri”.

• Ángel Mendoza fue reconocido por el testigo presencial de los hechos, Raúl Acosta Lozano, por lo que el 25 de mayo del 2004 se solicitó la detención preliminar de ambos sujetos.

• El 26 de mayo del 2004, fue detenido el presunto homicida Edwin Pérez Pinedo, quien manifestó acogerse a la confesión sincera.

• Mediante sendos oficios el Primer Juzgado de Coronel Portillo se solicitó la ubicación y detención de Roy Gavino Culqui Taurino y Martín Flores Vásquez, quienes fueron posteriormente capturados el 3 y 4 de junio, por su presunta participación en el homicidio del periodista.

• El 30 de setiembre del 2005 fue capturado Ángel Mendoza, presunto autor del asesinato del periodista. Él confesó primeramente haber cobrado 500 nuevos soles por intimidar al periodista. Además mencionó que la orden venía del funcionario de la alcaldía, Solio Ramírez Garay, quien fue el que organizó y planificó el asesinato de Rivera Fernández. Asimismo, Mendoza testificó que el alcalde Luis Valdez Villacorta también organizó el asesinato de Rivera.

Luis Valdez Villacorta
LUIS VALDEZ VILLACORTA. Alcalde de Coronel Portillo, vinculado al narcotráfico, es el principal sospechoso del asesinato del periodista Alberto Rivera. (Foto: Blog Uterodemarita).

• El 5 de octubre del 2005, Lito Fasabi se confiesa autor material del asesinato al periodista, ante el Fiscal Provincial de Turno, abriéndose instrucción ante el Segundo Juzgado Especializado en lo Penal de la Corte Superior de Justicia de Ucayali.

• Con fecha 6 de octubre del 2005 el Primer Juzgado Penal con Reos en Cárcel de Coronel Portillo ordenó detener por 24 horas a Luis Valdez Villacorta, alcalde de dicha jurisdicción, implicado en el asesinato del periodista Rivera. Dicho mandato también alcanzó al ex magistrado Solio Ramírez y a Jorge Barrantes.
Inicialmente se le dicta el mandato de detención de forma definitiva, pasando por una de comparecencia restringida, para que luego el Segundo Juzgado Penal de Pucallpa archive la denuncia contra Valdez aduciendo que se trata de una inculpación no corroborada por otros elementos.

• Con fecha 10 de noviembre del 2005 la Sala Especializada en lo Penal informó que abriría instrucción contra Alex Panduro, Solio Ramírez Garay y Luis Valdez Villacorta por presunto Delito Contra la Vida el Cuerpo y la Salud en agravio del occiso Alberto Rivera Fernández.

• La Oficina de Control de la Magistratura (OCMA) mediante Res. Nº 11 de fecha 21 de diciembre del 2005, resuelve que no hay pruebas suficientes para abrir una investigación contra el ex vocal de la Corte Superior de Ucayali, Solio Ramírez Garay.

• El 27 de diciembre del 2005, la defensa del Luis Valdez presenta mediante escrito la variación de mandato de comparecencia restringida por la de comparecencia simple, la cual es aprobada por el Juez Provisional del Primer Juzgado Penal, David Cevallos Ampurea.

• Durante el mes de enero del 2006, las diligencias fueron canceladas por la falta de los abogados de los testigos e implicados en el proceso. Sólo se actuaron los testimonios de Alex Mendoza quien esta vez negó conocer a Solio Ramírez y ratificó la versión de Tercero Samuel Gonzáles; confirmando que sí lo buscaron para cometer el ilícito, pero desistió y por ello se convocó a Lito Fasabi Pizango.

• El 7 de febrero del 2006, se emitió sentencia del expediente penal Nº 2004-196-242501-JP-01, dictada por la Sala Especializada en lo Penal de la Corte Superior de Justicia de Ucayali contra los inculpados en el primer proceso judicial por el asesinato del periodista Rivera, condenando a 30 años de pena privativa de la libertad a Ángel Mendoza Casanova y Edwin Pérez Pinedo, a 25 años de pena de carcel a Roy Culqui Saurino y Martín Flores Vásquez y a 10 años de pena privativa de la libertad a Tercero Samuel Gonzáles.

• Con Dictamen Nº 360-2006-MP-SFSM-U de la Segunda Fiscalía Superior Mixta de Ucayali, se declara haber mérito para pasar a juicio oral contra los procesados Lito Fasabi Pizango, Alex Pandero, Solio Ramírez y Luis Valdez Villacorta.

• Mediante Resolución de fecha 12 de diciembre del 2006 se confirma las sentencias de Roy Culqui Saurino y Martín Flores Vásquez, sentenciados por complicidad en el asesinato de Rivera Fernández, al haber contratado a los sicarios.

• El 14 de noviembre del 2007, la Primera Sala Penal de la Corte Superior de Ucayali, que preside Juana Tejada Segura, absolvió a Luis Valdez Villacorta, de los cargos que lo sindicaban como el autor intelectual del asesinato del periodista Alberto Rivera Fernández. También fue absuelto Solio Ramírez, ex magistrado de la Corte de Justicia de Ucayali y ex gerente municipal de Coronel Portillo.

• Por su parte, Lito Fasabi, alias “Chino Lito”, fue sentenciado a 35 años de prisión. Asimismo, Alex Panduro Ventura, alias “Trolón” fue condenado a 20 años de cárcel, disponiéndose además el pago de una Reparación Civil ascendente a 100 mil soles.

• El 15 de noviembre del 2007, el doctor Cerna Ayala, abogado de la familia, interpuso recurso de nulidad de la sentencia ante la Corte Suprema de Justicia del Perú.

• El 26 de noviembre del 2007, Carlos Rivera, otro abogado de la familia, denuncia al fiscal Delbo Rodríguez Ticona ante la Fiscalía Suprema de Control Interno por Conducta funcional.

Hijos de periodista asesinado Alberto Rivera
EN EL NOMBRE DEL PADRE. Sus hijos no cesarán de luchar hasta obtener justicia. (Foto: ANP).

• El 17 de diciembre del 2007 la jefatura de la Oficina de Control de la Magistratura (OCMA) abre proceso disciplinario contra cuatro magistrados de la Corte Superior de Ucayali.

• La familia del periodista Alberto Rivera, presentó ante la Segunda Fiscalía Suprema en lo Penal, a cargo del magistrado Pablo Sánchez, su informe oral sobre las presuntas irregularidades cometidas en el proceso abierto contra el alcalde pucallpino Luis Valdez.

• El 4 de abril del 2008, el Fiscal Supremo, Pablo Sánchez Velarde, demandó a la Corte Suprema declarar nulo el juicio por el asesinato del periodista Alberto Rivera Fernández.



NOTA: La Buhardilla se solidariza con los familiares del periodista Alberto Rivera Fernández y con la campaña que desarrollan los gremios de la prensa nacional e internacional para que se haga justicia y el Poder Judicial peruano sancione finalmente a los autores intelectuales de este crimen. Por este motivo difundimos íntegramente la información proporcionada por la Asociación Nacional de Periodistas (anp@amauta.rcp.net.pe)


viernes, 11 de abril de 2008

Parece que por fin asfaltarán la carretera Chota-Chiclayo

Desde la secuela de caos y desgobierno que nos dejó la infausta guerra con Chile, el Estado peruano, mejor dicho los gobernantes de turno, le dieron la espalda a Chota, tierra ilustre, rebelde y heroica desde los tiempos pre hispánicos. En los momentos más críticos de nuestra historia el pueblo chotano siempre fue estandarte invicto de nuestra peruanidad.

El aislamiento y marginación que rodean a esta provincia de inmensas riquezas naturales y cuna de grandes personalidades, es una absurda expresión de ingratitud la que, talvez, solo encuentre explicación en una suerte de represalia por la natural rebeldía e independencia que siempre caracterizó a los hombres y mujeres nacidos en esta tierra, quienes jamás han hipotecado su dignidad frente al abuso de poder político y económico.

Plaza de Armas de Chota
CIUDAD HERMOSA. La belleza de la ciudad e Chota concuerda con los maravillosos paisajes naturales de toda la provincia.

Cuando los chilenos llegaron a Chota tuvieron que incendiarla, porque solamente encontraron agua envenenada. Los hombres estaban combatiendo en las líneas de la resistencia y los ancianos, mujeres y niños, prefirieron replegarse a las montañas antes que ponerse de rodillas.

Comparten esta situación de olvido las hermanas provincias de Cutervo, Santa Cruz y Hualgayoc, las que pertenecieron anteriormente a la jurisdicción política de Chota, en realidad a las tres provincias nada los separa, todo las une.

El foro virtual Gente de Chota nos ha hecho llegar la grata noticia de que la Congresista de la República Rosa Florián Cedrón, de ilustrada estirpe cajamarquina, ha propuesto que el asfaltado de la carretera Chota-Chiclayo no empiece en la costa desde Chongoyape, sino desde la provincia norandina.

Congresista Rosa Florian
COMPROMISO. Al parecer la congresista Rosa Florián está empeñada en cumplir con el pueblo que la eligió.

Para tal efecto la congresista ha invitado a la la ministra de Transportes y Comunicaciones Verónica Zavala, a los representantes del Proyecto Especial Provias Nacional y al presidente de la región Cajamarca Jesús Coronel, para que se reúnan en el distrito de Cochabamba con los alcaldes y otras autoridades de las tres provincias.

La congresista Florián ha aclarado que la pavimentación de 37 kilómetros del tramo entre los distritos de Huambos y Cochabamba es de responsabilidad del gobierno regional. En este sentido, dijo que, el Presidente Regional, Jesús Coronel, tiene la obligación de estar en la reunión del 12 de abril y no delegar a su gerente sub Regional, quien no garantizaría los compromisos.

El enclave andino del distrito de Huambos tiene importancia estratégica para el intercambio comercial con la Región de Lambayeque y constituye patrimonio histórico pues fue la capital precolombina de la provincia como sede y fortaleza de la cultura de los Huambos.

Las autoridades de las provincias involucradas en el asfaltado de la importante vía deben garantizar un adecuado control y fiscalización de las obras para que las empresas contratistas no vayan a vender "gato por liebre".

Es necesario conocer que uno de los asesores de la ministra Zavala es el ingeniero Jorge Lazarte Conroy, conocido empresario dedicado a la construcción de carreteras en todo el país.


Promesas, promesas...

El pueblo de Chota espera que esta vez el gobierno cumpla con una obra tan esperada y necesitada como es el asfaltado de la carretera de penetración Chota-Chiclayo.

Las organizaciones sociales de Chota y sus distritos, incluyendo las legendarias Rondas Campesinas, tienen muchos motivos para desconfiar de nuestros actuales gobernantes, pues desde las épocas del desaparecido Fernando Belaunde, pasando por el primer periodo de Alan García, la elección y posterior dictadura de Alberto Fujimori y las más reciente campañas electorales de Alejandro Toledo y Alan García, siempre se dio como un hecho el asfaltado de la mencionada carretera y la creación de la Universidad Anaximandro Vega Mateola.

Chotanos
LARGA ESPERA. El pueblo chotano continúa esperando que el Estado le pague una enorme deuda social acumulada en casi un siglo.

En la memoria del pueblo no se borra la imagen de candidatos politiqueros, ofreciendo el oro y el moro vestidos a la usanza chotana, con poncho, sombrero de palma, alforja y machete...

Cuando Alberto Fujimori visitó Chota, siendo ya presidente, tuvo que salir al escape de la heroica ciudad de Chota pues el pueblo estaba indignado y cansado de sus falsas promesas.

En Chota ahora ya no importan las filiaciones partidarias. Su población electoral ya no integra más el famoso “sólido norte” aprista. Ahora todos están unidos por una sola causa: que el Estado cumpla con la deuda social acumulada desde hace casi un siglo.

Demasiadas vidas humanas muy útiles se han perdido en accidentes por el abandono de la carretera Chota-Chiclayo que es uno de los tramos más peligrosos y precarios del país.

La esperada creación de la Universidad Anaximandro Vega Mateola no puede esperar más.

El histórico distrito de Huambos presenta una falla geológica que está provocando el hundimiento de parte de la ciudad capital. ¿Qué espera el gobierno? ¿Que la población desparezca?

Chotano, ponte el poncho y que nadie te lo pise.



martes, 8 de abril de 2008

Periodistas colombianos entre fuegos cruzados

El periodista colombiano Eduardo Márquez González, director del Centro de Solidaridad de la Federación Internacional de Periodistas recibió en España, de manos del Sindicato de Periodistas de Andalucía, el Premio de Periodismo Julio Anguita Parrado.

El galardón fue instituido tras la muerte hace cinco años de Julio A. Parrado, reportero del diario español El Mundo, cuando cubría la guerra de Irak.

Márquez aprovechó esta oportunidad para denunciar que los periodistas en su país trabajan "atenazados" por las presiones que reciben de los grupos de extrema derecha, de extrema izquierda e inclusive del Estado y dijo que en ese fuego cruzado "nos atacan y nos asesinan".

Libertad de Prensa
ATENAZADOS. Periodistas colombianos son amenazados con fusiles y sus condiciones de trabajo son degradantes. (Imagen: Reporteros sin Fronteras/Kirè).

Márquez dijo ayer que el Premio de Periodismo Julio A. Parrado es símbolo del "respaldo internacional, que constituye una tribuna para que el mundo conozca el horror que vive el pueblo colombiano, porque la capacidad de denuncia ante la comunidad internacional es "lo único que temen los intolerantes" en Colombia, un país donde los periodistas están "atenazados por los fusiles y por condiciones de trabajo sumamente degradantes".

Márquez ha denunciado que los periodistas sufren presiones, amenazas y extorsiones hasta por parte del Estado, "para que no se hagan públicos los atropellos".



Fuente: Federación Latinoamericana de Trabajadores de Comunicación Social

martes, 1 de abril de 2008

Mujer peruana, ni bendita ni maldita

Mucho prejuicio interviene en los debates, conversaciones y estudios que abordan el análisis de la realidad de la mujer en el Perú.
Los feministas la endiosan o la presentan como víctima del abominable machismo. Otros conceptúan a la mujer como una especie social diferente al hombre y se pierden en el bosque inmenso por solo ver el árbol.
En realidad mujer y hombre en el Perú viven las consecuencias de una sociedad con grandes desigualdades y pocas oportunidades, con mucha marginalidad y escasos valores.
Ni bendita, ni maldita. La mujer en el Perú es luz y también sombra, enfrenta las frustraciones, agresiones y desafíos de un sistema que privilegia a muy pocos y desampara a la mayoría de peruanos sin distingos de sexo.
A modo de reflexión citamos aquí los casos de cuatro mujeres jóvenes ampliamente publicitados por los medios de comunicación en el mes de marzo.

MARILY
Marily Solier Gavilán, 21 años de edad, sub oficial de la Policía Nacional, muy apreciada por su familia, su institución y la comunidad huamanguina. Murió en una emboscada perpetrada por una banda de narcotraficantes en Huamanguilla, Ayacucho.

 Mujer policía asesinada
POR VENGANZA. Marily fue asesinada por narcotraficantes. (Foto: La República).

¿Por qué la mataron a traición y con tanta saña junto a otros compañeros? En venganza por una importante incautación de droga realizada por los agentes antidrogas en esa región del país.

CATHIA MARÍA
Días después se produce una cruel ironía. La alfereza de la PNP Cathia María Clendenes Miranda, piurana, de 27 años de edad, es capturada en el Callao por agentes de la Dinandro en el transcurso de una operación que permitió desbaratar una banda de narcotraficantes y decomisar un impresionante cargamento de cocaína camuflada en colchones en una lujosa mansión de La Molina.

 Mujer policía narcotraficante
INFILTRADA. Alfereza Cathia María cayó junto a narcotraficante. (Foto: La República).

Cathia María fue sorprendida en el interior de una vivienda del Callao en compañía de uno de los cabecillas del cartel. Estaba armada y se acreditó que trabajaba en la Policía Fiscal, presuntamente infiltrada y al servicio del narcotráfico internacional.

MARÍA ISABEL
María Isabel Munayco Moreno, 23 años de edad. Vive en San Juan de Miraflores y es hija de un médico. Había postulado a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos más de una vez, si bien podía ingresar a diversas facultades, no alcanzó el puntaje requerido para estudiar Medicina Humana.
Primer puesto de ingreso a San Marcos
PERSEVERANTE. María Isabel ocupó el primer puesto entre 28 mil postulantes. (Foto: U. San Marcos).

El 8 de marzo insistió y ocupó el primer puesto entre 28 mil postulantes. Todo un ejemplo de perseverancia y coraje frente a la adversidad.

MARJORIE
En la madrugada del 16 de marzo, ocho jóvenes chalacos habían abandonado la discoteca El Timbalero de La Victoria y se dirigían raudos al Callao cuando fueron emboscados en el cercado de Lima por una banda juvenil que les había declarado la guerra. Acribillados murieron Wilson Pedro Masías Ugarte, “Pedrito”, y la quinceañera Marjorie Salas Fonseca.

Adolescente asesinada
EN LA FLOR DE LA VIDA. Marjorie fue acribillada junto a sus peligrosos amigos. (Foto: Diario Trome).

Hermosa y plena de vida e ilusiones, Marjorie era nieta de un ex basquetbolista chalaco y porrista del Sport Boys. Probablemente jamás imaginó que las pistolas que portaban sus amiguitos no eran de juguete y que la muerte la asechaba en cada esquina.
Ahora la prensa amarilla y los adolescentes de de los violentos barrios del Callao han convertido a Marjorie en heroína. No nos llame la atención que un día a alguien se le ocurra santificarla.

Muchos recibimos las noticias de lo que acontece día a día y las “digerimos” aisladamente. Si queremos entender y transformar nuestra sociedad deberíamos empezar por evaluar las causas, de dónde vienen nuestros ángeles y nuestros demonios.



lunes, 31 de marzo de 2008

Del examen de ingreso a la histeria

El domingo 30 de marzo por la noche ocurrió lo que podríamos llamar un "terremoto" en el estudio biblioteca -nuestra Buhardilla- donde trabajamos con mi hijo Vladimir. Resulta que el 10 de marzo él había creado un nuevo blog llamado Admisión a la Universidad, con la intención de brindar servicios de información y orientación a la masa de estudiantes que postulan a las universidades del país.

Examen de Admisión
HORA CRUCIAL. Es el momento de la concentración al máximo, luego vendrá la insufrible espera de los resultados.

Las visitas al blog sumaban un poco más de 700 a las 2:00 pm y de pronto crecieron en un ritmo frenético, con un promedio de mil por hora, hasta sumar unas 10 mil hacia la media noche.

¿Qué había ocurrido?. Ese día unos 16 mil estudiantes habían rendido su examen de admisión y la página web de la Universidad Federico Villarreal se había saturado y tardaba más de lo prometido en dar los resultados.

Empezó a fluir una seguidilla de comentarios que reflejaba un comprensible estado de angustia de los postulantes. En el peculiar lenguaje que emplean nuestros jóvenes en Internet, imperativas llegaban algunas mentadas de madre y hasta amenazas de suicidio: "si no sueltan los resultados me mato", "Ya pex ¡apuren! o me tiro del segundo piso".

Por un momento creí que si salía a la ventana me iba a encontrar con una furibunda multitud de postulantes que ya nos habían detectado.

Claro que al día siguiente -conocidos ya los resultados del examen- la marea fue bajando aunque se mantiene el interés por visitar la bitácora.

Luego el autor de dicho espacio colocó un sorprendente video difundido por YouTube, que capta imágenes de un auténtico ataque de histeria colectiva de postulantes en el campus dela Universidad Nacional Agraria, en el momento en que se dan a conocer los resultados del examen. Las imágenes recogen la euforia de los ingresantes y la frustración de los que no alcanzaron el puntaje. Hasta aparece una vendedora ambulante vendiendo huevos para bautizar a los cachimbos.

Estos y muchos testimonios de la vida cotidiana de grandes sectores de nuestra sociedad se ven ahora al instante, casi en tiempo real. Es la era global.

Recuerdo mi ingreso a la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en 1966. Venía de Cajamarca,no estudié en una academia. Ese año postulamos unos 18 mil estudiantes para 1,500 vacantes. Para conocer los resultados del examen teníamos que sufrir varios días de angustiosa espera, ni dormíamos.

Ahora la tecnología lo ha simplificado todo, ¿o lo ha complicado?. Depende del cristal con que se mire, pero fundamentalmente creo que la revolución en las comunicaciones debería servir a nuestros jóvenes para mejorar sus capacidades, conocimientos y valores y no al revés, como esos muchachos que fueron sorprendidos recibiendo las respuestas del examen mediante mensajes de de texto por teléfono celular.



domingo, 16 de marzo de 2008

Fidel, la sucesión ¿La historia lo absolverá?

A fines de febrero y comienzos de marzo de 1993 me tocó asistir a un acontecimiento extraordinario en la República Socialista de Cuba, en calidad de enviado especial del diario La República de Lima, Perú.
Por esos días se celebraron las elecciones generales para elegir a la los miembros del Parlamento o Asamblea Nacional del Poder Popular y a los delegados ante las Asambleas Provinciales y Municipales. Se iniciaba así otra etapa determinada por el IV Congreso del Partido Comunista y su nueva Ley Electoral que pretendía democratizar los sistemas de elección de los gobernantes locales y nacionales, obviamente, con mecanismos muy diferentes a las democracias representativas de los países capitalistas.

Raúl Castro, junto a la silla vacía de Fidel en el Parlamento cubano
PRIMER DÍA SIN CASTRO. Diciembre de 2006, Raúl Castro junto a la silla vacía de su hermano Fidel en el Parlamento cubano (Foto: EFE).

Por Perú, fui el único periodista que asistió a ese acontecimiento de singular importancia, pero los comicios fueron cubiertos por más de cien reporteros de todo el mundo, entre corresponsales redactores, fotógrafos y camarógrafos. Muchos de ellos fueron enviados por las grandes cadenas de televisión de Estados Unidos, la BBC de Londres, la gran prensa escrita, radial y televisada del Lejano Oriente: Japón, China, Corea, por citar algunas redes mediáticas con gran influencia en los polos de poder del planeta.
El Muro de Berlín ya se había pulverizado física e históricamente. La Unión Soviética había desaparecido y Cuba atravesaba por su hora más dramática desde el triunfo de la revolución. Escaseaban los combustibles y los insumos para la industria y el transporte. Faltaban los alimentos como cereales, carnes, grasas, y cítricos que no se producían en la isla porque la desparecida Unión Soviética y el bloque de Europa del Este lo proporcionaba todo. Claro que este abastecimiento no era gratuito, tenía un enorme costo económico de dependencia pagado con el mejor azúcar del mundo y otro precio aún mayor: la dependencia geopolítica y militar.
El feroz e implacable bloqueo de los Estados Unidos estaba más firme que nunca y Cuba buscaba alternativas de vida o muerte.
Era evidente que la masiva invitación a la prensa del mundo constituyó parte de una nueva estrategia de apertura que ya se había iniciado con los primeros negocios hoteleros y turísticos abiertos allá por empresas y gobiernos de España, Francia y otros países ajenos al bloqueo norteamericano.
Desde la incomparable La Habana, la rebelde y culta Santiago de Cuba y otras cautivadoras ciudades, tuve oportunidad y privilegio de dar fe de lo que ocurría en aquel país acosado, aislado, pero altivo y combatiente, dicho sea esto sin fanatismos ideológicos sino, más bien, con la objetividad de un modesto testigo de la historia.
Fue entonces que por primera vez Fidel Castro Ruz se mostró al mundo como un líder avejentado, fatigado y, sobre todo, preocupado por el problema inexorable de la sucesión del poder en su longevo gobierno. No demostró desánimo ni derrotismo, sino preocupación por el futuro de Cuba. Por momentos silenciaba su proverbial elocuencia para escrutar en el horizonte de los tiempos venideros tratando de establecer cuál serían los mecanismos de sucesión más adecuados y también expresó su esperanza de que surgieran líderes jóvenes.
Admitió sin ambages esta preocupación y hasta anunció que si el gigante de Washington aflojaba el puño de acero del bloqueo, él se apartaría del poder. Todos sabemos que con el guerrerista presidente Bush esta probabilidad se ha ido desvaneciendo hasta lo imposible.
Por primera vez también Fidel admitió que la revolución cometió un grave error desde sus comienzos, al contrariar la tesis del autoabastecimiento defendida por Ernesto Che Guevara cuando fue fugazmente Ministro de Industria. Admitió ante los asombrados reporteros occidentales que Cuba no debió aceptar incondicionalmente desarrollar la monoproducción de caña de azúcar y someterse a una dependencia absoluta respecto de la Unión Soviética.

Fidel Castro y Ernesto "Che" Guevara
NO LE HIZO CASO. Fidel Castro reconoció en 1993 que se equivocó al desatender la tesis del autoabastecimiento propuesta por "El Che" (Foto: Usefulwork.com/shark).

En aquella inolvidable visita también fuimos testigos del gran desarrollo de Cuba en el campo científico, la educación, la salud, los deportes.
Inclusive descubrimos que el famoso "rey del del pop" Michael Jackson estaba tratándose subrepticiamente en un hospital de La Habana por el creciente deterioro de la piel que ya lo afligía.
Todos esos testimonios, de primera mano, están contenidos en los reportajes que entonces publiqué en los diarios limeños La República y El Popular.
Los esfuerzos de apertura a la globalización desplegados en las últimas semanas por Raúl Castro, están relacionados indudablemente con estrategias que ya tienen vieja data.
No tanto por nostalgia, sino porque los temas allí citados han recobrado increíble y palpitante actualidad, he decidido reproducir los artículos de 1993 en esta Buhardilla:

- Fidel habla de Fidel (14 de marzo de 1993).
- Retrato de Fidel (7 de marzo de 1993).
- Cuba correrá el riesgo de buscar nuevos mercados (6 de marzo de 1993).